¡Un día vi ponerse el sol cuarenta y tres veces!

Buscar este blog

Y si quieres enterarte de las novedades...

IMPORTANTE

El blog abre sus puertas de nuevo. ¡Encantado de que nos volvamos a ver!

jueves, 5 de marzo de 2015

Recopilación

He hecho una recopilación de varios textos cortos que tenía sueltos por mi cuaderno, y bueno, como subir solo cuatro líneas me parece muy escaso, aquí van los siguientes:

---------------------------------------------

Y entonces escondido
entre enormes ventanales,
viendo el cambio fuera
pero por dentro sigue igual.
---------------------------------------------
Aunque la historia algo corta sea, y aunque no limpiemos las ventanas para mirar a través, el tiempo seguirá pasando y no lo podremos detener. Igual que una puesta de sol, igual que una colilla consumiéndose, esto se va a acabar y nunca durará para siempre.
-------------------------------
Y la dulce oscuridad.
Y el oscuro marzo.
Y la tenebrosa miel.
Y el florido apocalipsis.
------------------------------------
Y el frío de una tarde de verano
en el que no pudimos ni hablar,
las cosas no eran controladas
sin más calor que al tocar.
----------------------------------
Un suburbio escondido. Una caricia tocando. Aquel barco lejano.
---------------------------
La verdad a veces no es tan cierta. Igual que cuando un extraño aparece en una ciudad. La verdad esconde más mentiras que la mentira misma. Y cuando es la mentira la que no miente, la ciudad se olvida. Aquella ciudad de coral pasar a ser el océano mismo, con el coral en el fondo, perdido, como cuando la espada se clava en el suelo.
-------------------------------------------------
Un espacio en blanco en una barca. Un espacio en blanco que se empieza a extender, hasta que no queda nada más que esa blancura.
--------------------------
Y si todo siguiera así, yo podría seguir escenificando obscenidades, y tú podrías seguir durmiendo a mi lado. Yo podría seguir tocándote, y tú podrías seguir permitiendo que te toque. Yo podría seguir oyendo a la gente criticarnos, y tú podrías seguir viendo a la gente que nos miraba mal. Pero eso pasó.
-----------------------
Y uno y dos y tres. Se vuelve a empezar. Y uno y dos y tres. Se deja de contar.
------------
Sigo pensando en aquella playa, en nuestros cuerpos tocando la arena, en la arena tocando nuestros cuerpos. Aún añoro esos momentos, en los que escribíamos obscenidades a ojos de los demás.
-----------------
Y cuando la gente pasaba a nuestro lado y ni se dignaba a mirar. Y si siguiéramos avanzando y andando juntos al compás.

-----------------------------------------------------------------------------------------
¿Se nota mucho que pasaba por un momento triste de mi vida cuando escribí todo esto? Bueno, aún así, espero que os haya gustado, hasta el próximo texto.

2 comentarios: